lunes, 3 de mayo de 2010

Ultra Trail Montañas de Alicante 160 Kms 7.500 desnivel+

Cuando a finales de 2009 me llegaron las primeras noticias de este primer ultratrail de 160 kilómetros que se iba a celebrar en España, pensé que seria una buena oportunidad de hacer una gran prueba más o menos asequible.
No hay tanto desnivel como en el UT del Mont Blanc, pensé, y no habrá la dificultad técnica del GRP (Grand Raid de los Pirineos) ya que son “montañitas” cercanas al mar que no superan los 1.500 metros, seguí pensando. O sea que me decido y al mismo tiempo que tendré el honor de participar en la primera de España de esta distancia, añadiré otra más a mi curriculum.
Durante los meses previos se comentaba mucho de que iba a ser dura, los conocedores de la zona advertían de que esas “montañitas” no eran tan inofensivas como podría parecer a priori. Incluso hubo grupos de runners que decidieron hacer el recorrido en dos mitades en sendos entrenamientos y también constataron que aquello iba a ser complicado.
Pero aún así la impresión general era de que esto era una ultra tirando a light. O por lo menos eso era lo que a mi me parecía ....

Pero se repite el tópico. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.
Ya de por sí 160 Kilómetros son una prueba dura, pero si además se hacen por un terreno muy abrupto, con desniveles muy fuertes tanto de subida como de bajada, por caminos impracticables por la cantidad de piedra que hay en ellos, con largos tramos en llano incluso de asfalto que te “obligan” a correr durante largos periodos de tiempo y a todo esto le sumamos las inclemencias extremas del tiempo con vientos muy fuertes, con frío, con calor asfixiante, con lluvias violentísimas, con granizos de más de un cm de diámetro (No exagero), etc., etc. El resultado es una prueba muy exigente en la que sólo son capaces de acabar los muy bien preparados tanto física como mentalmente.
Y si no a la vista están los resultados, aún no confirmados. De 88 participantes que tomamos la salida en Alcoy el día 30 de Abril de 2010 a las 11 de la noche, sólo completaron el periplo ¡¡15!! en el tiempo máximo de 40 horas y 5 más entraron fuera de tiempo.
Para mí son 20 campeones que se merecen cada uno de ellos la copa de primero. No se sí hay alguna chica entre los elegidos, pero el hecho de que hable en género masculino, no quiere decir que me olvide de ellas y si las hay también mi más sincera enhorabuena por la capacidad de lucha que han demostrado.

Tampoco quiero desmerecer a los que no lo han conseguido, entre los que me cuento, porque cada uno sabrá lo que ha padecido, lo que ha sufrido y con la amargura que habrá tomado la terrible decisión de quitarse la pulserita que te identificaba como un ultrarunner de la UTMdA y entregársela a alguna persona de la organización.
En ese momento se agolpan un montón de pensamientos contradictorios, por un lado la gran liberación de dejar de sufrir ya que esa decisión se toma después de horas de estar pasándolo muy mal. Por otro lado la gran decepción de ver truncado un sueño al que se le han dedicado meses de trabajo, sacrificios, disciplina, robarle tiempo a la familia para entrenar, etc., etc.
Además del bajón físico provocado por el cese de la actividad se añade el bajón anímico y todo esto viene acompañado de tiriteras, vomitera y una sensación de derrota y hundimiento de la que crees que nunca más podrás salir. Por otro lado está el miedo a que alguno de los mil puntos dolorosos que tienes se convierta en una lesión de las que cuesta salir meses.
Por unos momentos decides que vas a continuar otra vez, que vas a acabar como sea (Antes muerto que sensillo, decía una canción), incluso arrancas de nuevo y con suerte te metes entre pecho y espalda otra etapa o lo que es lo mismo algunas horas mas de agonía.
Pero al final llega el del mazo te arrea donde mas te duele y se acabó todo. Esa fortaleza mental que parecía que te iba a durar siempre, se pierde y ya pides a gritos abandonar. El dolor se convierte en insoportable (No hay dolor, no hay dolor ... una mierda ... esto duele de cojones ...).
Luego te enteras de que ha sido muy duro, de que la tormenta ha hecho abandonar a mucha gente, de que muchos de los primeros también han abandonado, de que solo hay 15 finishers. Y parece que todo esto te reconforta un poco por aquello de que mal de muchos consuelo de tontos. Pero en el fondo lo que se siente, por lo menos yo y lo he dicho en infinidad de ocasiones, es envidia. Sí, mucha envidia y admiración por el arrojo demostrado por los que sí han acabado. Por que yo sé lo que cuesta conseguirlo y en esta ocasión no he tenido todos los parámetros al cien por cien. Y ellos y ellas, sí. Por eso siento envidia y admiración.
La palabra envidia tiene dos acepciones en el Diccionario de la Lengua Española. Una dice: Tristeza o pesar del bien ajeno. La otra: Emulación, deseo de algo que no se posee. Que conste que en mi vocabulario no existe la primera acepción. Cuando yo hablo de envidia me refiero a la segunda acepción. Hago esta aclaración por que la palabra envidia se presta a confusión.

En cuanto a mi experiencia personal en este Ultra Trail. Llego a Alcoi el viernes a las 7 de la tarde, duermo un poco en el coche hasta las 9 y voy a recoger el dorsal. Me encuentro con algún conocido del foro como Ruben y Lolotor. A las 11 en punto nos dan la salida a 88 ilusionados corredores.
El tiempo es magnífico, no hace frío ni calor. Está nublado y hay un poco de humedad pero se está bien.
Empezamos a trotar por una vía verde asfaltada cada uno con sus pensamientos, sus miedos, sus alegrías. Unos lo van expresando a carcajadas, otros en silencio y nos vamos sumiendo en la oscuridad de la noche ...
Llego al primer control Puerto del Rentonar km.17 en 2:55 pero descubro con sorpresa que hemos hecho 5 y pico de más, o sea que estamos en el km 22 y pico. Esto promete. Un desvío obligado por unas obras ha sido el culpable.
En busca del segundo control se suceden caminos técnicos, subidas, bajadas, asfalto, pista ... La noche es preciosa, empieza a despejarse el cielo y la Luna ya menguante aunque casi completa nos acompaña. En este tramo me encuentro con un grupo de 3 corredores que justo iban delante mío pero en un cruce de caminos habían cogido la senda equivocada. Les llamo a voces advirtiéndoles que habían cogido el camino erróneo, uno de ellos es Agut, un forero de Tierra Vertical. Seguimos los cuatro juntos hasta el avituallamiento y control de Font del Arbre km.30 (35,5 reales) en 4:55
Allí acometemos la dura subida a la cumbre de Aitana y una vez arriba cresteamos por un camino muy difícil por la cantidad de piedras sueltas y no sueltas que había en él. Este camino nos dejó los tobillos bastante tocados y yo empecé a intuir las temibles ampollas que tan habituales son últimamente en mis pies. También nos castigó bastante el viento que era muy fuerte y frío. Bajando de Aitana me quedé descolgado del grupo que habíamos formado porque empecé a sentir problemas intestinales y tuve que parar dos veces en pocos minutos para aliviar la presión.
Después vino lo que para mí fué el principio del fin. La bajada supertécnica a Sella. 650 metros en 2 kilómetros. Me dejó el pie izquierdo con una ampolla en el talón y otra en el antepie, la zona metatarsal justo entre los dedos y la planta del pie. La más dolorosa. Aún asi llego a Sella km 47 (53 reales) en 8:15.
A partir de allí empieza el calvario y ya antes de llegar al primer paso por el Coll del Pouet me tengo que parar a hacerme una cura de urgencia en las ampollas. Intento pinchármelas, pero la del talón no puedo porque la piel es durísima y no hay manera y la otra está hipersensible y no me atrevo a pincharla. Me unto de vaselina y a seguir. Al mismo tiempo los problemas intestinales siguen minando la moral y lo que es peor la hidratación.
Paso por el Coll del Pouet y enfilo la bajada hasta el siguiente punto de control y avituallamiento y donde se encuentra la primera bolsa intermedia. Llego a Finestrat km 63 (69 reales) en 11:00 con el pie bastante maltrecho por la larga bajada. Me cambio de calcetines, me embadurno de vaselina los pies, como algo con miedo a que no me aguante en el estómago y bebo mucha agua. Y enfilo la dura subida hasta el Coll de Pouet otra vez.
Curiosamente en subida voy muy bien y no me duelen tanto las ampollas con lo que paso a algunos corredores y llego a Coll de Pouet. La verdad es que muscularmente estoy muy entero, no puedo decir lo mismo del intestino y menos todavía de las ampollas del pie izquierdo.
Ya camino del siguiente control empezó a atacar el calor de verdad. Parecía como estar metido en una olla por el calor y la humedad tan agobiante y un Sol de justicia justo encima. Esto agravaba mis problemas de deshidratación ya que el tema intestinal no había mejorado, incluso iba a peor.
Llegando a Guadalest, pueblo precioso, km 80 (92 reales) en 15:00 había tomado la determinación, no de abandonar, sino de continuar como fuera. Durante este tramo había estado calculando cuanto podría tardar en los 80 kilómetros restantes y a un promedio de 3 kms por hora aún llegaría a tiempo a Alcoi antes del cierre a las 40 horas. Por lo que me dije que continuaría fuese como fuese. Así llegué a Guadalest de muy buen humor, la procesión iba por dentro. Comí un plato de macarrones me hidraté abundantemente, reposté de agua y comida y enfilé la bajada hasta el pantano para desde allí acometer la temible subida a La Serrella. 1.000 metros de una tacada.
A todo esto y mirando precisamente hacia esta montaña imponente se veía muy oscuro y se oía a lo lejos el retumbar de los truenos, pero esto no iba a suponer un impedimento para continuar, me dije, como mucho un contratiempo más para vencer.
Al poco rato y justo cuando iniciaba la subida, empezó a llover débilmente, pero los truenos cada vez eran mas cercanos. Pronto lo que era una débil lluvia se convirtió en una lluvia torrencial y los rayos y los truenos ya los sentía justo encima de mi cabeza. Pero lo peor de todo fué cuando empezó a caer granizo del tamaño de una canica con una violencia inusitada. 25 minutos aguantando el chaparrón, de forma literal. Me paré y me quedé estático a esperar que pasara. Cuando amainó, pensé, bueno ya ha pasado, pero estaba completamente empapado y aterido de frío, pero como lo que quedaba era mucha subida estaba seguro de que entraría en calor otra vez. Continué la marcha y el intestino me pegó otro apretón que tuve que aliviar de forma inmediata.
Al rato cuando ya parecía que la tormenta se iba abriendo, incluso se veían claros azules en el horizonte, empezó otra vez a tronar y volvió a pegar otro aguacero esta vez sin granizo, menos mal, porque ya estaba achichonado por todas partes. Cuando pasó este segundo chaparrón estaba muerto de frio con unas tiriteras que me castañeaban hasta las rótulas y fué cuando me dije: Machote, te han superado, vuelve a Guadalest y tira la toalla.
Con gran tristeza inicié el camino de bajada hacia Guadalest percatándome en ese momento de que las ampollas habían empeorado y me costaba mucho avanzar, el intestino ya estaba descontrolado y la moral por los suelos.
Llegué a Guadalest y le dije a la persona que estaba en el avituallamiento, muy amable por cierto, que abandonaba. Me pidió el brazalete y en ese momento estuve a punto de decirle que no, que seguía, porque ví a un par de corredores que iniciaban la marcha hacia el siguiente control. Finalmente lo entregué y salí oficialmente de la prueba. Eran las 17:05. Llevaba casi 100 kilómetros y 3.900 metros de desnivel+ en 18:05 horas.
Allí me encontré con Lolotor y Rubén que también lo habian dejado y afortunadamente estos tenían un amigo con coche, muchas gracias desde aquí, que nos llevó a Alcoi donde llegamos sobre las 6 de la tarde, ya no recuerdo muy bien.
Ducha con agua fría, la última tiritera de la ultra, y después de abrigarme a tope y entrar en calor me fuí a Beniarres a buscar la segunda bolsa de avituallamiento y partí hacia mi casa en Sabadell. Por el camino me paré a dormir unas 4 horas y a las 3 de la madrugada continué el viaje a casa donde llegué a las 6 de la mañana del domingo.
Después de todo el sufrimiento y aunque parezca contradictorio, he de darle las gracias a la organización por esta prueba tan brutal y que tengan la certeza de que el año que viene volveré a intentarlo. Quiero sentir eso que deben estar sintiendo ahora mismo los que han conseguido acabar.
Envidia: Emulación, deseo de algo que no se posee. Y sobre todo darles mi más sincera enhorabuena y un gran abrazo de felicitación.

Saludos y hasta la próxima que será pronto. Manolo Real.

14 comentarios:

Vicente dijo...

Bravo campeón aunque no llegues al final es toda una hazaña solo con pensarlo me duelen los pies, aun así discrepo

Lo importante no es ganar, sino participar,competir y llegar el primero.

];-D}

:-))))

lolotor dijo...

Manolo eres todo un campeón, esta vez no ha podido ser pero el año que viene le vamos a dar lo que se merece, y recuerda nunca infravalores las montañas alicantinas, jejeje, yo también siento envidia, y más cuando vi a mi amigo entrar por la meta despues de 39:30, lloré de rabia.

Un abrazo

Ruben dijo...

Vamos Manolo, a estas alturas ya no tienes que demostrar nada, eres un campeón como la copa de un pino, pero está claro que el año que viene nos quitamos esta espinita.

Y vaya con la envidia, igual que Lolotor, a mi me pasó lo mismo al ver llegar a Jaime y a Oriol con 39:30, que máquinas.

Salut.

Gralla dijo...

Manolator para mi siempre seras un maestro, eres el mejor diga lo que diga el ultraraid de alicante, eres un campeon y un mito a seguir.
ANIMO MAESTRO.

ALAPONT Corre o Muere dijo...

Felicidades, el hecho de intentarlo merece las felicitaciones. Suelo entar en el foro de tierra vertical y no conocía tu blog. Siempre es agradable conocer gente que comparte tus mismas inquietudes. Ya te tengo en favoritos. Por cierto, coincidimos en el GR10.
http://ladistancianoesunproblema.blogspot.com/

ALAPONT Corre o Muere dijo...

Felicidades, el hecho de intentarlo merece las felicitaciones. Suelo entar en el foro de tierra vertical y no conocía tu blog. Siempre es agradable conocer gente que comparte tus mismas inquietudes. Ya te tengo en favoritos. Por cierto, coincidimos en el GR10.
http://ladistancianoesunproblema.blogspot.com/

flori dijo...

Aunque no llegaras al final hay que reconocer que eres un verdadero Campeon ¡¡¡
Felicidades
A la proxima lo consigues
Agustin Y Flori

tomas dijo...

Animo MANOLATOR!!
si lo tuyo es envidia, lo mio es envidia de envidia, porque para mi es admirable, solo tomar la decision de intentar realizarla.
y con estas cronicas, el año que viene por lo menos seremos 89 en la salida..

me quito el sombrero..

saludos!

Daniel dijo...

Duro, Manolator, muy duro. Seguro que nos cruzamos en más de una ocasión. Yo morí en Fageca, a las 10 de la noche, incapaz de afrontar otra noche de posibles tormentas y dos picos más para subir (Benicadell y Montcabrer). Me ha emocionado tu relato, tu capacidad de sufrimiento y tus ganas de rebelarte. Un abrazo compañero y a luchar para la siguiente!!

Anónimo dijo...

Manolo OLE TUS COJONES!!! y muchas gracias por tu compañia en los kms que pudimos compartir. No te conozco pero se que eres de los mios, bueno mejor yo de los tuyos,jejeje u tio duro espero vovler a coincidir en alguna y que sepas que estoy pensando lo de la Porta del Cel que nos comentaste.
SALUDOS PACO SAEZ. (AGUT) dorsal 27.

miguelflor dijo...

Manolo, este cocktail Molotow que llevabas encima desde bien temprano es insufrible, la mezcla de ampollas con retorcijones estomacales solo es apta para la "pasion de cristo" y el ya sabía que iba a morir, lo cual no era tu caso.

100 kms, son un huevo de kms, y con un desnivel mas que considerable, había echo una brillante faena en el dia del trabajo.

Y si... yo tambien soy del club de la envidia: desear algo que no se posee,...ser finisher en la UTMD, asi que nos veremos el año que viene. Aunque antes tenemos un asunto pendiente: "Cavalls".

Un placer saludarte a la llegada del cortejo fúnebre (los 9 retirados) venidos desde Beniarrés.
Salud!!!

ana dijo...

Hola!! Soy Ana, la otra parte de Rya, yo a las 9 horas ya decidí que estaba bien la cosa.
Aparte de que al paso que iba hubiera necesitado pedirme la semana entera para acabar el trail... y eso que yo participaba en la de 80!!!

Pero bueno, lo intentamos y sobrevivimos al intento (que en mi caso es más que suficiente)

Hasta la próxima.

Jéssica dijo...

Jodeeer!!!
No veas el valor y el aguante qye tienes. Me emocionado al leer esto (de verdad te lo digo) Mucho ánimo para la próxima.
Un besote.
Tu hija.

Miguel Carpin dijo...

Buena crónica Manolo. La verdad es que de la manera que lo redactas puedes entender la dureza de la prueba y a la vez despertar un no se que... para ponerte las bambas y salir a correr.
Enhorabuena!!

Miguel García